domingo, 9 de septiembre de 2012

Cuando se acaba un amor



Cuando se acaba un amor,
las ciudades deberían cerrar sus calles 
y los parques negarse a florecer
aunque se lo ruegue la primavera.
Las terrazas deberían no temblar
de esa manera bajo la lluvia
ni los pájaros mojarse de ese modo
entre las ramas desnudas de los árboles.
No debieran brillar las fotografías 
del último verano
ni crecer así la casa
los armarios
los cajones
el espacio en la cocina 
en el sofá
en la escalera.
No debiera la televisión repetir
aquellos programas 
ni la radio aquella música.
Cuando se acaba un amor
no es el amor lo que duele
Es su rastro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario