martes, 13 de noviembre de 2012

De negro


Tú ibas de negro,
como siempre,
como debía de ser.
Yo iba de luna,

como querías tú.
Pude tirar piedras
a todos los gatos
de las murallas
y morder las rosas
de todos los jardines;
pero jamás
pude quitarme 
este estaño lunar
necesario
a tu negra sombra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario