jueves, 2 de mayo de 2013

Entre tú y yo y nadie más






Tú eras más joven que soy yo ahora,
 aquella tarde de verano.
Pero recuerdo tu boca desencajada
y un hueco oscuro entre los dientes
Y los ojos rojos por el alcohol
Los recuerdo eso sí, muy claros
profundamente claros.
Como hechos de miel
Pero miel  turbia.
Recuerdo la ropa parda
La casa parda
Las baldosas limpias.
Arrojabas billetes  al suelo.
Dinero al fin
Dinero de la tierra
La tierra que tú tanto amabas
Por la que perdiste mujer,
hijos y amor.
La tierra, esa amante pérfida
Que nunca te correspondió bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario