martes, 13 de noviembre de 2012

Quién soñó a quién




Lo retuvo  durante meses. Solo suyo.
Sin piedad del llanto derramado,
sin miedo de toda la rabia, sin misericordia de las súplicas
Glacial como es ella, lo retuvo, ajeno a la casa y a la vida,
 sin señales sin pisadas ni  soplos de esperanza
-No sé, ese jarrón que se cae, o esa luz que se apaga sin un  pretexto-

Pero de un tiempo a esta parte, quién sabe de que estrategias
se ha valido 
que dicen su nombre las cortinas cuando las mueve la brisa de la noche
y tiene su cara la luna cuando es tan redonda que rebosa hasta derramarse en niebla
y sus pasos retumban en el tambor de los pasos de un desconocido
que se acercan por la avenida o se detienen a encender un cigarrillo
a contravento.
Quién sabe cómo ha encontrado el camino
y la llave para escapar de los dominios
Quien sabe de qué zalamerías se sirvió para engañar
 a  la solitaria dueña de la guadaña
para comenzar a visitarme en sueños cada noche, Casi cada noche.
Viene y me susurra algo al oído y yo le sonríoy se vuelve niño 
y venimos los dos corriendo por la cuesta de la fuente
con los bolsillos llenos de moras maduras
y las manos y las bocas sucias de su sangre violeta.
Llegamos a la pequeña meseta donde crecen las malvas
de flores carnosas y los dorados jaramagos y esas florecillas azules 
que llamábamos zapatitos del niñojesús, y amapolas y lirios
 y las avenas locas y los cardos y las ortigas

Nos sentamos en el viejo tronco del nogal que se llevó el viento
aquella noche en que el mundo parecía una pluma
y tú decías cierra los ojos que vamos a volar
Acercas tu boca a mi oreja y tu voz de niño sussura
Es hermoso estar vivo hermana.
Qué triste que tú te hayas muerto.

Despierto, extiendo los dedos,
preguntándome quién soñó a quién.

No hay comentarios:

Publicar un comentario